La escarapela de Cristina


La máquina de reescribir la historia que tanto le gusta a la Viuda Negra se avivó el viernes 25 en una de sus miles de alocuciones rayanas con el ridículo pero impregnadas de un sabor nacional y popular que solo degustan quienes tienen arreglos non santos con el gobierno.

En un punto recordó haber leído una nota del eminente intelectual del kirchnerismo llamado Anibal, digno candidato para Titanes en el Ring de intelectuales K que para sorpresa de muchos , además de saber realizar estafas varias y salir escondido dentro de un baúl o tras un bigote, crease o no, aprendió a escribir algunas zonceras varias y cobrar por ellas.

Tal vez si leyeran la columna de Daniel Balmaceda se habrían desayunado que para iluminar a aquellos que quieren saber de qué se trata, lo mejor es no inventar argumentos falsos derrumbando los anteriores del mismo tenor.

Pero a la Viuda Negra le encanta fabricar historias que la hagan quedar bien.

Nos cuenta Daniel: "Uno de los grandes mitos de la historia argentina es el de las escarapelas. Suelen relacionarse con la Semana de Mayo, pero es apenas una cadena de confusiones. Las escarapelas eran distintivos de los ejércitos. Las usaban en los morriones del uniforme y servían para distinguir, en medio del combate, a compañeros de enemigos. Por lo tanto, creer que se repartieron a los vecinos es tan disparatado como sería que los French y Beruti de hoy repartieran distintivos del Comando de la 3ra División de Ejército entre los civiles que estuvieran en la histórica Plaza.

Es muy curioso el origen de la palabra escarapela, ya que se trata de una pelea entre mujeres. Primero debemos aclarar que el término pelea surgió de “tomarse de los pelos”. Escarapela se denominaba al enfrentamiento entre dos personas que se arañaban y se tiraban de los pelos. Hay un término muy similar, escaramuza, que también implica los arañazos característicos de una pelea entre mujeres. A la cicatriz que les quedaba en la cara también se le llamaba escarapela. Y de allí derivó para transformarse en el nombre del distintivo que usaron los ejércitos. 
French y Beruti, entonces, no repartieron escarapelas. En todo caso, distribuyeron cintas. Pero si lo hicieron, no eran celestes y blancas. Las celestes y blancas aparecieron recién -como distintivo- en marzo de 1811. Son los colores que eligió la Sociedad Patriótica (los morenistas) y recién fueron exhibidas en la Plaza de Mayo en 1811, durante la Asonada del 5 y 6 de abril. Esos dos días alcanzó su punto máximo el enfrentamiento entre saavedristas y morenistas. French, Beruti y sus seguidores, comprometidos con la Sociedad Patriótica, las usaron en aquellas jornadas."

Será el efecto de la fiebre o la "doctora" tiene mucho que aprender.

2 comentarios:

  1. De aquellos días no hemos superado la vehemencia en ser opositores. Tengo un sobrinonieto de cuatro años que cuando nació el hermanito, él se dirigió a la cocina y solito decía "yo quiero quererlo, pero no puedo"!!! me ocurre algo parecido, deben ser los genes de mi antepasado don Tomás Grigera.

    ResponderEliminar
  2. Jaja Usted siempre ocurrente y alegre. Me alegró el día.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Estimado Troll o leecher, usuario fake (que se hace pasar por otro usuario); o usuario títere ( que se hace pasar por varios y diferentes usuarios), no desperdicie su tiempo ni el mío. Si me parece que el comentario no aporta nada positivo, el mismo será eliminado. Este Blog es un espacio personal en el que el titular no tiene tiempo ni ganas de explicar que no, no cree que las Abuelas de Plaza de Mayo merezcan el premio Nobel; ni que los Dictadores Militares sean inocentes; o que Fidel Castro fue el único gobernante democrático de Latinoamérica en los últimos 50 años; o que Israel es un estado humanitario y justo; o que Kristina vino a salvar al pueblo y es del pueblo.
Abra su propio Blog para esos comentarios.
Es gratis.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogger Template by Clairvo