The economist: La parábola de Argentina (traducción)


Lecciones para muchos gobiernos de un país con 100 años de declive (traducción)

Hace un siglo, cuando Harrods decidió crear su primer emporio en el extranjero, eligió Buenos Aires. En 1914 Argentina se destacaba como el país del futuro. Su economía había crecido más rápido que la estadounidense en las cuatro décadas anteriores. Su PIB per cápita era mayor que el de Alemania, Francia o Italia. Se jactaba de su  tierra maravillosamente fértil, un clima soleado, una democracia nueva (el sufragio universal masculino fue introducido en 1912), una población educada y el baile más erótico del mundo. Los inmigrantes “tangueaban” en todas partes. Para un joven ambicioso, la elección entre Argentina y California era muy difícil.
Todavía hay muchas cosas que amar de Argentina, desde la salvaje Patagonia al mejor futbolista del mundo, Lionel Messi. Los argentinos siguen siendo quizás las personas más guapas del planeta. Pero el país es un desastre. Harrods cerró en 1998. Argentina es una vez más en el centro de una crisis de los mercados emergentes. Esto puede ser atribuido a la incompetencia de la presidenta, Cristina Fernández, pero ella no es más que la último de una sucesión de populistas económicamente analfabetos, que se remonta a Juan y Eva (Evita) Perón, y antes también. Olvídese de competir con los alemanes. Los chilenos y uruguayos, a quienes los argentinos solían menospreciar, ahora son más ricos que ellos. A los niños de ambos países - y de Brasil y México - también les va mejor en las pruebas internacionales de educación.

Reimpresiones

¿Por qué detenerse en una tragedia nacional? Cuando la gente considera que lo peor puede pasarle a su país, piensan en el totalitarismo. Teniendo en cuenta el fracaso del comunismo, ese destino ya no parece probable. Si Indonesia estaba a punto de hervir, los ciudadanos difícilmente miren a Corea del Norte como un modelo; los gobiernos de Madrid y Atenas no están citando a Lenin como la respuesta a sus tribulaciones en euros. El verdadero peligro inadvertido es la Argentina del siglo XXI. Deslizarse casualmente hacia una caída sostenida no es difícil. El extremismo no es un ingrediente obligatorio, por lo menos no en demasía: debilidad de las instituciones, políticos localistas (nativist), dependencias sin ánimo de ser modificadas y una persistente negativa a enfrentar la realidad hacen al asunto.

A lo largo de mis días salvajes, mi existencia loca (“All through my wild days, my mad existence”)

Al igual que en cualquier otro país, la historia de Argentina es única. Ha tenido mala suerte. Su economía dependiente de las exportaciones fue golpeada por el proteccionismo de los años de entreguerras. Confió demasiado en Gran Bretaña como socio comercial. Los Perón eran populistas seductores inusuales. Al igual que la mayor parte de América Latina, Argentina adoptó el Consenso de Washington a favor de la apertura de los mercados y la privatización en la década de 1990 y se fijó el peso al dólar. Pero la crisis, cuando llegó en 2001, fue particularmente salvaje - y dejó a los argentinos en permanente sospechosa de la reforma liberal.
La mala suerte no es el único culpable. Debido a su economía, su política y su renuencia a reformar, la decadencia de la Argentina ha sido en gran parte autoinfligida.
Las materias primas, gran ventaja de la Argentina de 1914, se convirtieron en una maldición. Hace un siglo, el país fue uno de los primeros en adoptar la tecnología de carne refrigerada - la aplicación asesina de aquellos tiempos- pero nunca trató de agregar valor a su comida. Incluso hoy en día, su cocina se basa en tomar la carne mejor considerada del mundo y quemarla. Los Perón construyeron una economía cerrada que protegía sus industrias ineficientes; mientras generales de Chile se abrieron en la década de 1970 y se pusieron a la cabeza. El proteccionismo de Argentina ha socavado el Mercosur, el pacto comercial regional. El gobierno de Fernández de Kirchner no sólo imponer aranceles a las importaciones, sino que grava las exportaciones agrícolas.
Argentina no construyó las instituciones necesarias para proteger a su joven democracia de su ejército, por lo que el país fue propenso a los golpes de Estado. A diferencia de Australia, otro país rico en materias primas, la Argentina no desarrolló partidos políticos fuertes decididos a construir y compartir la riqueza: su política fue capturada por los Perón y se centró en las personalidades y la influencia. Su Corte Suprema ha sido manipulado repetidamente. La interferencia política ha destruido la credibilidad de su oficina de estadística. El soborno es endémico: el país ocupa un deficiente puesto 106 en el índice de corrupción de Transparencia Internacional. La creación de instituciones es una tarea lenta y aburrida. Los dirigentes argentinos prefieren la reparación veloz de los líderes carismáticos, tarifas milagrosas y tipos de cambio fijos, en lugar de, digamos, una profunda reforma de las escuelas del país.

No son las soluciones que prometían ser

La decadencia de la Argentina ha sido seductoramente gradual. A pesar de períodos terribles como la década de 1970, Argentina no sufrió nada tan monumental como Mao o Stalin. A lo largo de su declive, los cafés de Buenos Aires han seguido sirviendo espressos y medialunas. Eso hace que su enfermedad especialmente peligrosa.
El mundo rico no es inmune. California está en una de sus fases estables, pero no está claro que ha dejado su adicción a las soluciones rápidas a través de referendos, y su gobierno aún carga su peso sobre el sector privado. El extremo sur de Europa, tanto el gobierno como las empresas han evitado enfrentar la realidad con desdén argentino. La demanda petulante de Italia de que las agencias de calificación deben tener en cuenta su "riqueza cultural", en lugar de mirar demasiado de cerca sus dudosas finanzas públicas, suena similar a la Señora Fernández de Kirchner. La Unión Europea protege a España o Grecia de no caer en un espiral de autarquía (sic). Pero ¿y si la zona euro se rompe?
El peligro más grande, sin embargo, radica en el mundo emergente, donde el progreso ininterrumpido está comenzando a ser visto como imparable. Demasiados países han disparado hacia adelante sus problemas sobre las exportaciones de productos básicos, pero descuidado sus instituciones. China tiene menos hambre de materias primas, por lo que las debilidades de los países emergentes están expuestas al igual que la fue en Argentina. El populismo acecha a muchos países emergentes: están estirando las constituciones. Dependiendo excesivamente del petróleo y gas, gobernado por cleptócratas y acorazada con una autoestima peligrosamente alta, Rusia marca muchos casilleros. Pero incluso Brasil ha coqueteado con el nacionalismo económico, mientras que en Turquía el autocrático Recep Tayyip Erdogan está mezclando Evita con el Islam. En muchas partes de Asia emergente, incluyendo China y la India, el capitalismo de amigos está a la orden del día. La desigualdad alimenta la misma rabia que produjo los Perón.
La lección de la parábola de la Argentina es que el buen gobierno importa. Tal vez se aprenda de la lección. Pero lo más probable es que dentro de 100 años el mundo mire hacia atrás otra Argentina, otro país del futuro que quedó atrapado en el pasado.

0 comentarios:

Estimado Troll o leecher, usuario fake (que se hace pasar por otro usuario); o usuario títere ( que se hace pasar por varios y diferentes usuarios), no desperdicie su tiempo ni el mío. Si me parece que el comentario no aporta nada positivo, el mismo será eliminado. Este Blog es un espacio personal en el que el titular no tiene tiempo ni ganas de explicar que no, no cree que las Abuelas de Plaza de Mayo merezcan el premio Nobel; ni que los Dictadores Militares sean inocentes; o que Fidel Castro fue el único gobernante democrático de Latinoamérica en los últimos 50 años; o que Israel es un estado humanitario y justo; o que Kristina vino a salvar al pueblo y es del pueblo.
Abra su propio Blog para esos comentarios.
Es gratis.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogger Template by Clairvo