Todos Vagos RDP


Todos Vagos http://blogs.perfil.com/relatodelpresente/2013-10-01-1785-todos-vagos/
Martes, 1 de octubre, 2013
La apertura de Cristina viene a todo trapo. Primero accedió a ser entrevistada por Palmiro Caballasca, luego por Jorge Rial, y ya se baraja a Matías Martin y Juan Pablo Varsky como futuros terapeutas. La pasión presidencial por la prensa ha encontrado escollos a la hora de ubicar algún periodista político luego de Hernán Brienza, por lo que el privilegio reacayó en un chimentero y dos periodistas deportivos.
No está nada mal, después de todo el ciclo se llama “Desde otro lugar” y, con ese nombre, podría haber pasado cualquier cosa que nunca hayamos visto: analizar el rol de la Argentina y su inserción en el contexto internacional, el reconocimiento de las problemáticas nunca resueltas -ni abordadas-, cómo combatir la pobreza marginal o la desocupación estructural, un adelanto de lo que vendrá en los próximos dos años, la relación con las causas de corrupción que la rodean e incluyen, el crecimiento patrimonial injustificable, la situación del transporte, la inseguridad, la inflación, la ausencia total de créditos hipotecarios accesibles para una familia común y corriente, el cambio de rumbo respecto de la relación con Irán, el fracaso de YPF, la decadencia perpetua de Aerolíneas Argentinas, el vínculo del Estado con el Caso Schoklender II, la partuza saqueadora de Ricardo Jaime, las valijas de Antonnini Wilson, la banca al General Milani, el tren a Uruguay que nunca funcionó, el tren bala que nunca se licitó, la Fórmula 1 que nunca llegó, la perpetua costumbre de no calificar ni como candidato para organizar Juegos Olímpicos, Mundiales de Fútbol o una Liga Internacional de Payana, el fracaso del blanqueo de capitales, la prórroga permanente de la emergencia económica después de una década ganada…
En cambio, Cristina habla suelta sobre Néstor, sus hijos, su nieto, lo que le disgusta que la insulten, lo que le cuesta todo por ser mujer, lo lindo que es su gobierno, lo feo que son todos los demás, las maravillas de una gestión sin antecedentes en la historia de la Vía Láctea y la justificación de alguna que otra nimiedad que se le preguntó para dibujar una entrevista sin concesiones ni tapujos. Con este panorama, el ciclo se llama “Desde otro lugar” porque la Presi habla de lo mismo de siempre, pero con una mesita y de costado a la cámara.
CrisRial1Las preguntas de Rial fueron jugadísimas, las respuestas de la Presi, también. Cuando el chimentero le preguntó sobre el supuesto pedido de renuncia que le hizo Néstor Kirchner el día del voto no positivo, Cristina no dudó en responder con la verdad: “Al día siguiente murió su mejor amigo, fue un momento muy difícil”. Satisfecho, Rial continuó con su entrevista sin restricciones.
Previo a ello, la Presi había referido que en el país no existe el cepo cambiario, y que se puede notar en la cantidad de argentinos que pasean por Nueva York. Rial podría haber preguntado si estaba bien eso de pagar con tarjeta a dólar oficial y que el costo de la diferencia se abone con la que pagamos todos -incluso los que nunca se subieron ni se subirán a un avión- pero se le pasó. Luego de afirmar que sólo se restringió la compra para atesoramiento por no existir motivos para ahorrar en dólares, recordó que su gobierno llevó el límite de compra para atesoramiento a dos millones de verdes, para luego quejarse de que en ningún país del mundo se permite eso. Rial podría haber aprovechado que la Presi le dejó la pelota picando en el área chica y preguntar por los dos millones de dólares que compró Néstor en 2008, pero justo pensaba que se estaba por largar a llover el mismo día que había llevado el auto al lavadero.
CrisPedrazaEl resto de la nota giró en torno al recuerdo de Néstor, incluso a la hora de hablar de Mariano Ferreyra, momento en el cual el expresidente habría dicho que le querían armar un “Kosteki-Santillán.” Ríal podría haber preguntado por qué Néstor esquivó hablar de la masacre de Avellaneda en plena campaña electoral de 2003, pero en ese instante evaluaba si le pedía un autógrafo a Cristina para Luis Ventura. La Presi relató lo que sufrió su difunto esposo con el tema del militante asesinado, todo lo que se movió para resolver el caso y los llamados que hizo a la Justicia para estar al tanto de todo. El único llamado que parece que Néstor no hizo fue a Pedraza, gremialista de Puerto Madero y gomía del gobierno, con lo que podría haber resuelto el caso en cinco minutos. Rial podría haberlo preguntado, pero justo estaba pensando en por qué no le ofrecían un cafecito.
El atrevido Jorge mostró su imparcialidad al preguntarle a Cristina si no sentía que ella y su marido eran los creadores del “Frankenstein que intenta devorárselos”, haciendo referencia al decreto firmado por Kirchner en 2007, que autorizó la fusión Cablevisión-Multicanal. La Presi pinchó la pelota al decir que el decreto llevaba también la firma de Alberto Fernández y que Néstor “no está acá para preguntarle”. No sabemos si intentó poner a Néstor al nivel de un chirolita manejado por un Jefe de Gabinete, o nos quiso tomar por boludos, dado que la mayoría de los decretos llevan la firma de otros funcionarios, generalmente de las áreas involucradas. Y todo lo referente a medios de comunicación, depende de Jefatura de Gabinete.
Luego de afirmar que en la interna presidencial de los ochentas, ella prefería a Carlos Menem por sobre Cafiero, aseguró que Néstor bancaba al Tony y que ella acompañó porque es de “la generación que hacía un culto a la obediencia orgánica”. Las instantáneas de la época dicen que esa generación orgánica mandó a cagar a Perón acusando al gobierno de gorila, luego de asesinar a algún que otro amigo del General, pero se ve que la Presi tiene una versión distinta, similar a la de la militancia monotributista, esa que se dice heredera de aquella juventud militante pero que es incapaz de cuestionar, siquiera, el pacto con Chevron. Rial cambió de tema y le preguntó a qué fue a Seychelles, pero los editores decidieron que eso sea parte de una segunda entrega.
Mientras Cristina se divierte con las entrevistas controladas -no vaya a ser cosa que se anime a una en vivo y en directo- el arco político prosigue en una campaña electoral rara e incoherente. O sea, al nivel que corresponde para los tiempos que corren. Mauricio Macri sostuvo que Cristina le atiende el teléfono, mientras todos sus candidatos sostienen que la falta de diálogo del kirchnerismo es de los peores vicios oficialistas. Lilita Carrió, luego de afirmar que ya está en marcha un golpe civil “modelo 2001″ en el que participa el PJ y parte de la UCR, anunció que en 2015 buscará la presidencia en una interna abierta que incluirá al socialismo, pero aclaró que no puede opinar de su relación con el socialismo, dado que ella no maneja las relaciones institucionales.
Los muchachos de Sergio Massa denunciaron que Martín Insaurralde es candidato testimonial, lo que sorprende que quieran presentarlo como algo malo, dado que Massa fue testimonial en las legislativas de 2009. Insaurralde, mientras tanto, encara la campaña electoral sin Cristina, más perdido que Amado Boudou en museo peronista, pero con la compañía de Jesica Cirio, quien la semana pasada confirmó que sale con el candidato kirchnerista “desde hace un mes y medio”, justo el tiempo transcurrido desde la derrota en las PASO.
ScioliCrisLenguaPor su parte, los militantes ABC1 del movimiento nacional y popular demostraron que eso de Unidos y Organizados ya fue. Mariano Recalde lo esquiva al Cuervo Larroque, quien prefiere no cruzarse con Wado De Pedro mientras sostiene que no apoyará una eventual candidatura de Daniel Scioli. El Gobernador de Buenos Aires, entre tanto, se avivó de que la gente quiere seguridad. Y como a Danielito le gusta que la gente participe, le tiró el fardo a los ciudadanos, al impulsar el juicio por jurados que, según él, coloca a Buenos Aires a la vanguardia nacional, a pesar de que Córdoba lleva siete años del mismo modelo. Si bien esto se encuentra contemplado en la Constitución Nacional, uno se pregunta quién tendría los huevos suficientes para poner la caripela mientras declara culpable a un homicida del conurbano, más en una provincia que no pudo garantizar la seguridad de un testigo en un juicio de lesa humanidad.
Todos y cada uno de ellos -y los que no nombré- coinciden en un punto: exigir la colaboración y participación de todos los votantes. Algunos piden que la gente se acerque a colaborar, otros son más intensos y, en un rapto de violencia verbal, piden que aportemos soluciones en vez de quejarnos. A veces creo que la teoría del analfabeto político ideada por el dramaturgo comunista Bertolt Brecht fue sobredimensionada. No creo que todos deban ser obligados a participar más allá de las elecciones. Es una cuestión de lógica: si los eligen representantes y cobran un salario descomunal por ese laburo, no rompan los gobelinos y háganlo sin llorar. Nadie contrata una secretaria para ayudarla a atender los teléfonos, y si no quedamos conformes con el laburo del mecánico, dudo mucho que nos tomemos con soda que el mismo nos diga “hubieras venido a rectificar la tapa de cilindros conmigo”. Del mismo modo, es más que probable que salgamos ejectados en el mismo momento en que le decimos al jefe “mostro, tirame una idea sobre como hacer lo que me pedís”. No tenemos por qué hacer el trabajo por ellos. ¿Querían ser legisladores, gobernadores, presidentes? Hagan lo que tienen que hacer, propongan, voten, peleen y háganse cargo de la puteada si no salió bien. Laburen o no se presenten a elecciones.
“Esto pasa porque la gente no se mete en política”, es la frase consuelo, latiguillo promedio. No, no pasa porque nadie se mete en política, pasa porque se vota para el carajo sobre una oferta electoral deprimente. Incluso hay dando vueltas una propuesta de democracia directa a través de consultas permanentes por mensajes de texto. Así, mientras tenemos que atender los deseos del jefe, llevar los pibes al colegio, al club y a los cumpleaños, comernos las colas del banco, putear por el tránsito, viajar apretados y con calor, cumplir con la patrona, hacer malabares para llegar a fin de mes sin telarañas en la billetera, ver de qué manera se puede entretener a la familia un día de lluvia y resistir la tentación de largar todo para irnos a vivir con los esquimales en medio de la nada, también deberíamos decidir por ese mamerto que cobra en un mes lo que nosotros en un año. Pero eso sí, agradeciendo la gestión, dado que lo hace por nuestro bien.
La idea de que las marchas multitudinarias implican un compromiso político naciente, las considero erróneas. No se reclama que nos dejen manejar el país, son muestras de hartazgo hacia una clase dirigente que no cumple con lo que debería cumplir. Si al argentino promedio le gustara la participación plena en las decisiones políticas, no habrían desaparecido las asambleas barriales post crisis 2001 y los partidos políticos reventarían de afiliados. No es que no nos importe, sino que bastante tenemos con nuestras vidas como para, encima, hacernos cargo del laburo de zánganos avivados.
Y si tanto quieren innovar, podrían arrancar por otros temitas: auditar hasta a los ordenanzas, fortalecer los organismos de control, promover y llevar a cabo los iuris de enjuiciamiento contra todos los jueces que se hacen los boludos a la hora de controlar, no dormir en el reparto de las comisiones y, si un proyecto es verdaderamente polémico, convocar a un plebiscito de verdad, con campaña informativa previa en la que todos sepamos qué es lo que está en juego. No es tan revolucionario: todo esto está previsto en la Constitución Nacional.
Cualquiera que mire alrededor notará que los sueños impulsados por quienes creen en ellos, son los que más lejos llegan. Y no todos lo hacen porque creen que la participación es el camino, sino porque se cansaron de esperar que alguien se acuerde de eso que reclaman. Pero de ahí a considerar que ese es el modo obligatorio para todos y que cada uno de nosotros debemos ser consultados permanentemente, no es democracia, es demagogia. Nada bueno y honorable puede realizarse bajo coacción y no se puede gobernar mediante reuniones de consorcio. Si el vecino del 5°B tiene una gran idea y quiere presentarla, ya existen los mecanismos para que lo haga, los defienda y los impulse. Y si la vecina del 3°A no quiere que le rompan las guindas, nadie puede señalarla de irresponsable. Votamos, firmamos petitorios, trabajamos, pagamos impuestos al pedo, nos defendemos, nos cuidamos, nos curamos. ¿Qué más quieren?
Martes. Si supiéramos cómo se soluciona todo esto, no los votaríamos. Seríamos candidatos.

0 comentarios:

Estimado Troll o leecher, usuario fake (que se hace pasar por otro usuario); o usuario títere ( que se hace pasar por varios y diferentes usuarios), no desperdicie su tiempo ni el mío. Si me parece que el comentario no aporta nada positivo, el mismo será eliminado. Este Blog es un espacio personal en el que el titular no tiene tiempo ni ganas de explicar que no, no cree que las Abuelas de Plaza de Mayo merezcan el premio Nobel; ni que los Dictadores Militares sean inocentes; o que Fidel Castro fue el único gobernante democrático de Latinoamérica en los últimos 50 años; o que Israel es un estado humanitario y justo; o que Kristina vino a salvar al pueblo y es del pueblo.
Abra su propio Blog para esos comentarios.
Es gratis.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogger Template by Clairvo