Perder el tren de la vida


“Perder el tren de la vida a los 56”

23/06/13

Señora Presidente, quisiera que a través de estas líneas usted pudiera conocer mi historia. Me recuerdo subiendo a los trenes Fiat de dos vagones en la estación Florencio Varela, rumbo hacia la La Plata, a las 5 de la mañana, para llegar al Industrial a las 7.30 en los primeros años de la década del 70.

Eran épocas felices y sí … sacrificadas. Pero todos los días tomaba el tren.

También me recuerdo años después, ya recibido en la Universidad Nacional de Córdoba y como Director Provincial (de carrera), y subiéndome al “Rayo de Sol”, para venir por temas laborales a Buenos Aires. No viajaba en avión, el tren tenía ese “sabor” tan especial para mí: el camarote, la cena y la llegada a destino con los primeros rayos del sol.

Pasaron más años, tuve tres hermosas hijas a las cuales con mi esposa les dedicamos todo, y cuando digo todo, es todo: nuestros recursos íntegros para proporcionarles lo que, a nuestro criterio, les iba a allanar el futuro. Si señora Presidente, les proporcionamos la mejor educación que pudimos y no nos defraudaron. Por nuestra parte sentíamos la satisfacción de haber aportado algo a nuestra Patria.

Quizá suene tonto, pero jamás se me ocurrió que aprovechando mis contactos laborales podía obtener un crédito “para los amigos”, o una “contribución especial” a los favores otorgados desde mi altura de funcionario, lo que hizo que nunca pudiera tener una vivienda propia.

En fin, los años, las hiperinflaciones, la década del 90, los turbulentos comienzos de siglo me encontraron -como a muchos- literalmente en la vía, sin trabajo y dependiendo de verdaderos amigos, que me ayudaron con trabajo (palabra subvaluada si las hay). Obviamente, no podía ser exigente, por lo tanto acepté de muy buen grado ser “cadete” a mis 46 años. Nunca solicité un plan, una vivienda regalada o algún tipo de ayuda oficial y no me arrepiento de ello, a pesar de seguir cadeteando.

Las cosas del destino … en general escucho como respuesta a mi búsqueda laboral que estoy sobrecalificado según mi currículum para los cientos de lugares en donde lo presenté, pero a riesgo de ser desconfiado sospecho que “es por mi edad” (léase con la necesaria cuota de sarcasmo).

Señora Presidente, desde luego que usted no es responsable de mis elecciones de vida. Simplemente creí que en este nuevo “modelo” de país había un lugar para mí, aunque me reconforta ver cuántos jóvenes intelectuales encuentran cobijo.

Lamentablemente, no encontré otro modo de hacerle llegar este relato. Tampoco espero que alguna vez lo lea, pero me siento bien por haber hecho uso de mi derecho a la libre expresión.

Le cuento que a veces me despierto agitado a la madrugada, con miedo. Miedo de haber perdido el tren por primera vez en mi vida y a los 56 años.

Héctor A. Masgoret LICENCIADO EN QUIMICA ORGANICA DNI 12.482.222 hmasgoret@hotmail.com

0 comentarios:

Estimado Troll o leecher, usuario fake (que se hace pasar por otro usuario); o usuario títere ( que se hace pasar por varios y diferentes usuarios), no desperdicie su tiempo ni el mío. Si me parece que el comentario no aporta nada positivo, el mismo será eliminado. Este Blog es un espacio personal en el que el titular no tiene tiempo ni ganas de explicar que no, no cree que las Abuelas de Plaza de Mayo merezcan el premio Nobel; ni que los Dictadores Militares sean inocentes; o que Fidel Castro fue el único gobernante democrático de Latinoamérica en los últimos 50 años; o que Israel es un estado humanitario y justo; o que Kristina vino a salvar al pueblo y es del pueblo.
Abra su propio Blog para esos comentarios.
Es gratis.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogger Template by Clairvo