Reglamento para gobernantes Por A.Borensztein


Reglamento para gobernantes
Por Alejandro Borensztein
07/04/13
La FALA.P.O. es la FALAnge de Propaganda Oficialista. Se podría alterar el orden de las palabras y denominarla FALange Oficial de PropagandA, pero en ese caso la sigla sería FAL.O.PA. No es justo. No son drogones, solamente son fachos.
El asunto es que la FALA.P.O. arrancó la semana destrozando a Macri porque cuando se desató la catástrofe, el tipo estaba en Brasil rascándose el higo aprovechando el fin de semana más largo de la historia latinoamericana.
Pero al día siguiente, mientras el Gobierno festejaba el bolonqui que tenía el macrismo en la Capital, sobrevino la catástrofe en la Provincia y allí saltó que el intendente peronista de La Plata, Pablo Bruera, no sólo también se estaba rascando su higo nacional y popular en Brasil, sino que encima mandó un tuit simulando que estaba acá ayudando a los damnificados.
La FALA.P.O. no había terminado de morfarse este sapo cuando al toque nos enteramos de que Alicia Kirchner, responsable de la asistencia social del país, estaba en París. Para rematarla se supo que Mariotto, vice de la Provincia y propietario del campo popular, se las estaba rascando en el sur.
Como si todo este entuerto fuera poco, la FALA.P.O. tuvo que disimular el hecho de que la Presidenta también se había rajado a El Calafate aprovechando el gran fin de semana del modelo: el famoso “fin de semana ganado”.
Por suerte en Buenos Aires estaba Boudou para resolver cualquier problemita. Pero el miércoles, como ya andaba todo fenómeno, el tipo se rajó a México a una reunión del G-20 porque, como todo el mundo sabe, el G-20 sin Boudou no funciona bien. Además, las potencias occidentales rechazaron la propuesta argentina de que, en su nombre, viajara Vanderfrula.
A esta altura, la FALA.P.O. quedó descolocada ante la confusión sobre qué puede hacer y qué no puede hacer un gobernante. ¿Qué está bien y qué está mal? Creo que llegó el momento de terminar con estas ridículas discusiones.
A continuación, se propone un simple reglamento, fácil de cumplir, para que todos podamos debatir sobre las cuestiones de estos últimos días, teniendo en claro qué es válido y qué no.
1. Vale rajarse.

Los presidentes, gobernadores e intendentes se pueden ir de vacaciones, tomarse unos días o aislarse en un all inclusive de Cancún para “evaluar la situación socioeconómica de los más necesitados” todo lo que quieran, porque para eso son gobernantes. Si no, serían empleados comunes y sólo podrían tomarse unos pocos días por año, en enero, en bondi y a Mar del Plata. Y a la Bristol. Pero como son gobernantes se pueden ir cuándo, cómo y dónde quieran, tal cual quedó demostrado esta semana con el Compañero Mauri clavándose una caipiroska a 3 horas de avión de su despacho, o con la Compañera Jefa manducándose una costilla de corderito patagónico a 3 horas de avión de la Rosada. Y bien que hacen. Los feriados están para tomárselos. Si usted es pobre y no puede, problema suyo viejo. Hubiera ahorrado. Conclusión: vale.
2. Vale mentirita.

Los funcionarios están habilitados a decir que se están ocupando de los problemas, aún cuando lo digan vía Twitter, en sunga y tomando un agua de coco en las playas de Copacabana, como hizo el intendente de La Plata, Pablo Bruera. Eso demuestra que el tipo quiso estar ahí, junto a los damnificados. Lo que vale es la intención. Después si no se puede, no se puede. Hay que entenderlo: el voucher no tiene devolución. Solución clásica: “Haceme un favor viejo, vos andá mandando un tuit diciendo que estoy a full con los evacuados, que yo voy yendo y caigo más tarde”. Ante estos casos, el funcionario no debe dar ninguna explicación y mucho menos presentar su renuncia. Si Julio Alak, ahora ministro de Justicia, sobrevivió políticamente después de haber sido intendente de La Plata durante… 16 años seguidos!!! (1991/2007) sin haber hecho un carajo con el problema hídrico, ¿por qué va a renunciar el intendente Bruera que hace sólo 5 añitos que no hace un carajo? Vale.
3. Vale ventajita perversa.

Los funcionarios o dirigentes oficialistas se pueden burlar del funcionario opositor cada vez que le ocurra una catástrofe, dentro de ciertos límites. No vale ser grotesco pero se tolera ser socarrón. Por ejemplo, un ministro como De Vido, responsable desde hace 10 años de las obras, las rutas, la energía, el transporte público y otros éxitos, está habilitado para decir que un gobernante opositor como por ejemplo Macri, es un inútil que no hace nada. De todos modos, el funcionario atacante deberá disimular en lo posible la alegría que le provoca el quilombo que tiene el funcionario opositor. Inclusive se podrá actuar de igual modo contra un funcionario de su propio partido como ocurre con el Gobierno Nacional cuando festeja cada vez que Scioli tiene un problema. A menos que el problema sea demasiado grave y las llamas amenacen con quemar el rancho propio. También vale bardear, pero con moderación.
4.

Vale efecto cortina solidaria
.

Los gobiernos podrán esconder y/o negar su incapacidad absoluta para almacenar en galpones un gran stock de colchones, frazadas, agua, pañales, leche y otros elementos para casos de grandes emergencias. Simplemente, usarán de cortina para disimular que son unos chambones sin remedio el elogio al pueblo solidario que sale a donar todo lo que puede. Sean comprensivos: el Estado no puede estar en todos los detalles. Tiene cosas más importantes que hacer. Vale.
5. Vale decir o escribir pelotudeces.

Basta, dejen a María José Lubertino en paz.
6. Vale voltereta.

Como las de D’Elía, que arrancó diciendo que Bergoglio era el demonio y ahora se quiere casar con el Papa. O esta semana, que dijo que los medios exageraban las lluvias para cubrir a Scioli y a Macri, y ahora no para de pedir perdón. No le va a alcanzar ni peregrinando de rodillas hasta Teherán.
7. Vale propaganda neofascista.

Obvio. Sin FALA.P.O. somos poca cosa. Con FALA.P.O. somos muchísimo menos, pero de eso se van a dar cuenta más adelante. Cuando sea demasiado tarde.
De respetar este simple reglamento, lo único que no vale, lo único que está prohibidísimo, es el que el gobernante ande diciendo por ahí que es un gran demócrata, que estamos mejor que nunca y que está haciendo un esfuerzo desinteresado con el único objetivo de lograr el bienestar del pueblo argentino. O cumplen con este reglamento como vienen haciéndolo hasta ahora o son un gobierno en serio. Una cosa o la otra. ¿Dale?

0 comentarios:

Estimado Troll o leecher, usuario fake (que se hace pasar por otro usuario); o usuario títere ( que se hace pasar por varios y diferentes usuarios), no desperdicie su tiempo ni el mío. Si me parece que el comentario no aporta nada positivo, el mismo será eliminado. Este Blog es un espacio personal en el que el titular no tiene tiempo ni ganas de explicar que no, no cree que las Abuelas de Plaza de Mayo merezcan el premio Nobel; ni que los Dictadores Militares sean inocentes; o que Fidel Castro fue el único gobernante democrático de Latinoamérica en los últimos 50 años; o que Israel es un estado humanitario y justo; o que Kristina vino a salvar al pueblo y es del pueblo.
Abra su propio Blog para esos comentarios.
Es gratis.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogger Template by Clairvo