Sueño de un escrache de Verano - RDP

 http://www.relatodelpresente.com/2013/02/sueno-de-un-escrache-de-verano.html

Cristina arrancó la semana con ganas de que la escuchen y se mandó dos monólogos en dos días, para el delirio de la monada y la tranquilidad de quienes viven de lo que dice la Presi. El lunes estuvo un buen rato defendiendo la gestión de Insfrán para luego anunciar otra gloriosa obra fundamental para los trenes de la Patria. Como cada vez que algún funcionario del gobierno opina sobre ellos, los trenes festejaron el anuncio rompiéndose. La Presi, con una clara intención de educar al soberano, le pidió a los usuarios que cuiden los trenes, dado que los que viajan son ellos, como si no lo supieran cada vez que tienen que elegir entre dejar pasar cinco formaciones y llegar tarde, o subirse por la ventanilla, ponerle candado a los bolsillos, calzarse un cinturón de castidad y rezar tres Rosarios para llegar con vida, medianamente enteros y con el totó en condiciones a la estación terminal. Si encima llegan a horario, el día está salvado.
En ese sentido, afirmó que los que se quejan del servicio ferroviario, deberían hacer una introspección, interpelarse a sí mismos y preguntarse por qué dañan un servicio que usan. Obviamente, la culpa no es de los miles de millones dilapidados por el Estado en subsidios sin control, ni de los trenes reventados, ni de la falta de respuestos, ni de los coches oxidados, ni de los frenos ausentes, ni de las vías deformadas, ni de las locomotoras de la época de la Gomina Brancatto, ni de la inexistencia de personal de seguridad, ni de los pasos a nivel en zonas urbanas en pleno siglo XXI, ni de la carencia de control para evitar que se suba cualquiera sin boleto. La culpa es nuestra. Casi un año después, y la culpa sigue siendo de los boludos que se amontonan en el primer vagón. 
Propio de quien construye un Estado tan gigante que no ve lo que pasa abajo, la Presi sostiene que el que le hace un daño al ferrocarril, le hace un daño a los trabajadores y estudiantes que lo usan. Se quejó y mostró fotos de trenes y estaciones pintarrajeadas, como si las manchas de pintura impidieran que una formación pueda frenar al llegar a la estación. De las pintadas de La Cámpora en las escuelas, no habló. De la ciudad convertida en una maqueta de papel maché cada vez que Albistur quiere quedar bien, tampoco. 
Luego de contarnos que Floppy Randazzo tuvo que celebrar un convenio con las compañías telefónicas para poner en marcha una aplicación que en un par de horas puede desarrollar un adolescente en la compu de su hogar, la Presi anunció que después de diez años se dio cuenta que el ferrocarril Belgrano Cargas no andaba bien. 
Otra cosa que para la Presi no anda bien es la Justicia. Utilizó un conflicto de Defensa del Consumidor con el sistema bancario como excusa para quejarse porque la Justicia no hace nada contra quienes se enriquecen ilegítimamente. Rápida de reflejo, agregó que se refiere a los privados que enriquecen, y por si no quedaba claro, agregó que está cansada de que los jueces sean rápidos en entorpecer las labores de los funcionarios acusándolos de detalles tan boludos como forrarse en guita con la nuestra. 
A continuación, dio por cerrado el tema y puso en duda las estadísticas oficiales de Estados Unidos antes de anunciar una nueva estadística en materia de desempleo elaborada por el Indec. Y para remarcar aún más la credibilidad de estas cifras, afirmó que si sacamos de la ecuación a la Ciudad de Buenos Aires y su conurbano bonaerense -o sea, al 40% de la población de Argentina- la desocupación es de tan sólo el 5,8%.
Ayer, para ser un poco más realista, decidió hablar directamente en el Teatro Gran Rex. La mayoría del monólogo lo dedicó a tirar uno tras otro datos estadísticos que demuestran lo bien que está la educación, citando ejemplos como que un trabajador universitario que en 2003 cobraba 270 pesos, hoy cobra 2.800 -con un modesto 185% de inflación acumulada y una bonita devaluación del 290%- o que en la actualidad sólo hay 55 mil chicos de entre 5 y 13 años que nunca fueron al colegio, o alguna vez lo hicieron y luego dejaron de asistir. También dijo que habría que buscar a esos chicos para saber por qué dejaron de ir al colegio. Si bien desconozco cuál será la metodología para ubicarlos, y dando un voto de abuso de Fe a la veracidad de esas cifras, desde aquí les propongo que los busquen en los trenes, en los subtes, en los bondis, en los bares, en los semáforos de las avenidas y en todos esos lugares que no suelen frecuentar. En una de esas, cuando el pibe deje de aspirar pegamento, de pedir una moneda en las mesas, de manguear una chirolas luego de hacer malabares con bollos de papeles y cinta adhesiva, de vender estampitas, o de pedir que le compren un alfajor en el kiosco más cercano, podrán preguntarle cuál es el motivo por el cuál no quieren sumarse a la revolución educativa de El Modelo. En realidad, habría sido una buena idea preguntarle previo a afirmar que antes los pibes iban al colegio a comer, y ahora van a estudiar, aunque doy por sentado que encontrar a estos chicos es difícil, dado que se camuflan tan bien que el ministro de Economía no los puede ver durmiendo en las galerías del ministerio, ni Cristina los ubica desde la ventana de su despacho en Balcarce 50. 
Al momento de explicar el trabajo infantil, la Presi tiró al tacho la preciosa y bien decorada estadística que decía que sólo el 6% del país se encuentra desocupado, al recordarnos que se considera empleado a quien le dedique al menos una hora a la semana a la producción de un bien o servicio de carácter económico. Y ya que hablaba del trabajo, Cris nos explicó cómo tenemos que criar a nuestros hijos con el ejemplo del laburo, dado que un chico que crece en una familia que trabaja, aprende el valor de las obligaciones y los deberes. Ella, que es madre de un retoño de 35 añitos que algún día se jubilará como trabajador del rubro "Hijos de Presidentes Millonarios y Afines" y una niña que, con sus infantes 22 primaveras, aún es una virgen laboral, la tiene clara en eso de incentivar el esfuerzo con el ejemplo.
Cómo la realidad cotidiana a veces requiere de la opinión de la Jefa de Estado, la Presi se metió de lleno con el Jardín Maternal Tribilín -ex Goofy- en el que se denunció una serie de maltratos por parte de las docentes hacia los niños que allí concurrían. En un acto de cordura encandiladora y sabiduría pacifista, la Presi trajo paz a los damnificados al festejar que esas situaciones también pasen en zonas de gente blanquita, para que se termine con la estigmatización de que esas son cosas de negros, una frase que queda muy linda viniendo de la misma persona que le pidió un poquito más de clase a un puñado de golpistas promoción 2010, recordándoles que estaban en Harvard, y no en La Matanza.
A quien le hubiera gustado tener una frase así bajo la galera es a Axel Kicillof que, como ya todos sabemos, vivió en carne propia eso de la comunicación directa ciudadano-gobierno que tanto pregona la Presi. Muchos se ofendieron, otros se indignaron, y otros tantos se preocuparon porque nadie pensó en los chicos. Si bien entiendo que es todo un avance que la juventud cuarentona del cristinismo ahora viaje por medios de línea y ya no usen los Boeing de Aerolíneas para llevar a los amigos a Uruguay, todavía me pregunto qué esperaban que pasara cuando un grupo de personas con un poder adquisitivo aceptable se cruza con un representante de un gobierno que fustiga permanentemente a quienes tienen mucho menos de lo que los funcionarios sólo declaran. Y esta pregunta me es extensiva a todos los que dicen sufrir al gobierno pero tildaron de fascismo que un grupo de personas sólo le grite "ladrón" y "corrupto" a un funcionario nacional. En serio ¿Qué esperaban? ¿Acaso había que aplaudir al viceministro de Economía por la inflación del 25,6% de 2012? ¿Había que felicitarlo en masa por la destrucción del poder adquisitivo de cualquier laburante? ¿Había que corear el nombre en agradecimiento por el déficit titánico de Aerolíneas? ¿Tenían que pedirle que les autografíe las tetas para tener un recuerdo de quien probablemente sea el que más ganaba en toda esa tripulación? 
Una de las cosas en las que más ha tenido efectividad el kirchnerismo ha sido en el contagio de la inocencia. Así como el gobierno descalifica al que protesta y le quiere enseñar a cómo manifestarse, han conseguido que cualquiera se solidarice con un tipo que es una de las caras visibles de ese mismo gobierno y llamen escrache a una reacción de bronca no violenta. El 8 de noviembre hubo un millón de personas puteando a todos los funcionarios del gobierno, y en el barrio la llamamos manifestación. Y por si alguno no se dio cuenta, manifestarse es poner de manifiesto una opinión. Doy por sentado que aquel día, nadie se habría atrevido a decir "pobre los hijos o nietos de los funcionarios", que difícilmente hayan pasado la jornada sin enterarse que en la calle había bronca, como también doy por sentado que nadie piensa en la madre del arbitro Lunatti cada vez que 40 mil sujetos se unen para mandarlo a visitar su entrepierna cada fin de semana. Del mismo modo, tengo toda la seguridad de que nadie se detuvo a pensar cómo afectaría la psiquis de las hijas de Lanata el hecho de ver que, con los impuestos del padre, empapelaron la ciudad para verduguearlo, y ni tampoco supusieron qué pasaría por la cabeza de la familia del martillero al que Cristina le dedicó medio discurso por cometer el terrible error de dar su opinión.
La corrección política muchas veces disfraza una postura de guardia moral. Eso de no estar de acuerdo con quienes silban al impresentable de Boudou o a quienes incomodan el placentero viaje de Kicillof, es respetable. Ahora, juzgar y tildar de fascistas a quienes sí lo hacen, es un poquito como mucho, a no ser que también pretendan que los que tienen ganas de boludear a Kicillof formen un partido, ganen una elección y se dediquen a escrachar por cadena nacional, con nombre, apellido y legajo de Afip.

0 comentarios:

Estimado Troll o leecher, usuario fake (que se hace pasar por otro usuario); o usuario títere ( que se hace pasar por varios y diferentes usuarios), no desperdicie su tiempo ni el mío. Si me parece que el comentario no aporta nada positivo, el mismo será eliminado. Este Blog es un espacio personal en el que el titular no tiene tiempo ni ganas de explicar que no, no cree que las Abuelas de Plaza de Mayo merezcan el premio Nobel; ni que los Dictadores Militares sean inocentes; o que Fidel Castro fue el único gobernante democrático de Latinoamérica en los últimos 50 años; o que Israel es un estado humanitario y justo; o que Kristina vino a salvar al pueblo y es del pueblo.
Abra su propio Blog para esos comentarios.
Es gratis.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogger Template by Clairvo